IN ESTUDIO ARQUITECTURA
Proyectos
Publicaciones
Estudio
Contacto
Concurso Isla 131 Neuquén
La actual sensibilización política y cultural hacia el medio ambiente es la clave para un proceso de redescripción de la relación de lo humano con lo no humano. Es decir la asimilación cultural de los procesos ecológicos. En consecuencia, los ecosistemas postindustriales demandan una integración conciliando el paisajismo y el espacio público resueltos en un marco estético, es decir ligados a favor de la belleza. El hecho es establecer una relación unívoca entre naturaleza, arte y arquitectura. Se trata de una recuperación de cierto tipo de mirada sobre el paisaje redescribiendo las prácticas técnicas y las prácticas conductivas que modifican los resultados. Esta recuperación significa un estudio e investigación proyectual que asocie el actual debate sobre la naturaleza, el paisaje y la ciudad. En consecuencia, sobre la naturaleza artificial y la naturaleza pura. Las intervenciones de diseño paisajístico y urbano deben permitir una reconsideración de la relación entre lo natural y lo artificial, donde la convivencia entre la vida urbana y la vida en contacto con la naturaleza o con su representación, se convierta en uno de los valores de la cultura de la ciudad y no vaya uno en detrimento del otro. Lugares y espacios necesarios que constituyan una nueva urbanidad donde la escala verifique una ecomonumentalidad. La noción de ecomomunentalidad hace referencia a una redescripción del espacio del territorio. Una actitud que reacciona e integra la vida del hombre y la vida de los espacios que la protegen. Es decir una acción que sea capaz de compatibilizar el medio y el hombre. El paisaje como objeto de transformaciones deviene artificial proponiendo una invención topográfica y una pérdida de definición tradicional entre la figura y el fondo . Si la tradicional idea de medio hace referencia a un espacio codificado, definido y aislado como un medio, relacionado entre otros y entre sí creando fines distintos; la redefinición del espacio del territorio considera un bloque de espacio-tiempo que hace referencia a un ritmo. Más que a un medio, un ritmo es una ligazón entre dos medios; la coordinación de espacios y tiempos heterogéneos comunes a cada uno de ellos. En función de esta idea el programa paisajístico propone, más que crear espacios distintos, transformar un territorio afectando a los medios y a los ritmos que lo territorializan. El intento de territorializar un lugar determinado significa intervenir en la modificación de los ritmos y de los medios, proponiendo eliminar los límites entre el interior y el exterior poniendo en evidencia una serie de relaciones. Los componentes de los medios dejan de ser direccionales para devenir dimensionales. Dejan de ser funcionales para devenir expresivos. Esto significa establecer un dialogo estrecho con los usuarios intentando comunicar unos valores que, más allá de los límites o de las membranas que separan los ambientes, toman de cada una de las partes intervinientes y penetran e incorporan en cada cual para constituir un ambiente intermedio. Un locus de las transformaciones sociales, culturales y naturales. Un espacio que está entre las identidades, entre las entidades donde las realizaciones y las transformaciones se producen. Más que un ámbito definido por unos límites determinantes con carácter de objeto, la arquitectura del paisaje se convierte en un instrumento evocativo. Es decir, no es una imagen, algo que se ve, se toca, se siente, sino más bien es un espacio; es algo donde se está. La arquitectura del paisaje se transforma en algo abierto, en un espacio reconocible a través del ambiente, definido e infinito al mismo tiempo. Un espacio generado de este modo es un espacio evocativo, un objeto expresivo. El color, las aromas, las brisas, las luces y los brillos, la oscuridad devienen expresivos cuando adquieren una constancia temporal y un alcance espacial que lo convierten en una marca territorial . Acciones El proyecto es un instrumento de interconexión de tres medios o entidades. Paisaje natural, paisaje modificado y paisaje urbano. De tal manera que la relación entre estas entidades se funde en una secuencia de direcciones radiales que enfrentan y entrelazan las partes. La configuración paisajística recrea las preexistencias dotándolas de una renovada actitud.
Concurso Isla 131 Neuquén
T. +54 0261 4-25 25 93 | M. info@inestudio.com | D. Olascoaga # 554 Ciudad de Mendoza | República Argentina
All rights reserved In Estudio
®